sábado, 19 de agosto de 2017

¿Cómo Sabes?



Hace muchos años, en una pobre aldea china vivía un labrador con su hijo. Su único bien material, aparte de la tierra y de la pequeña casa de paja, era un caballo que había heredado de su padre. Un buen día el caballo se escapó, dejando al hombre sin animal para labrar la tierra. Sus vecinos —que lo respetaban mucho por su honestidad y diligencia— acudieron a su casa para decirle cuánto lamentaban lo ocurrido. Él les agradeció la visita, pero preguntó: —¿Cómo podéis saber que lo que ocurrió ha sido una desgracia en mi vida? Alguien comentó en voz baja con un amigo:
«Él no quiere aceptar la realidad, dejemos que piense lo que quiera, con tal que no se entristezca por lo ocurrido».
Y los vecinos se marcharon, fingiendo estar de acuerdo con lo que habían escuchado.

Una semana después, el caballo retornó al establo, pero no venía solo: traía una hermosa yegua como compañía. Al saber eso los habitantes de la aldea alborozados, porque sólo ahora entendían la respuesta que el hombre les había dado, retornaron a casa del labrador para felicitarlo por su suerte. —Antes tenías sólo un caballo, y ahora tienes dos. ¡Felicitaciones!—dijeron.
—Muchas gracias por la visita y por vuestra solidaridad —respondió el labrador. ¿Pero cómo podéis saber que lo que ocurrió es una bendición en mi vida? Desconcertados, y pensando que el hombre se estaba volviendo loco, los vecinos se marcharon, comentando por el camino:
«¿Será posible que este hombre no entienda que Dios le ha enviado un regalo?».

Pasado un mes, el hijo del labrador decidió domesticar la yegua. Pero el animal saltó de una manera inesperada, y el muchacho tuvo una mala caída rompiéndose una pierna. Los vecinos retornaron a la casa del labrador, llevando obsequios para el joven herido. El alcalde de la aldea, solemnemente, presentó sus condolencias al padre diciendo que todos estaban muy tristes por lo que había sucedido. El hombre agradeció la visita y el cariño de todos. Pero preguntó:
—¿Cómo podéis vosotros saber si lo ocurrido ha sido una desgracia en mi vida?
Esta frase dejó a todos estupefactos, pues nadie puede tener la menor duda de que un accidente con un hijo es una verdadera tragedia. Al salir de la casa del labrador, comentaban entre sí:
«Realmente se ha vuelto loco; su único hijo se puede quedar cojo para siempre y aún tiene dudas de que lo ocurrido es una desgracia».

Transcurrieron algunos meses y el Japón declaró la guerra a China. Los emisarios del emperador recorrieron todo el país en busca de jóvenes saludables para ser enviados al frente de batalla. Al llegar a la aldea, reclutaron a todos los jóvenes excepto al hijo del labrador que estaba con la pierna rota. Ninguno de los muchachos retornó vivo. El hijo se recuperó, los dos animales dieron crías que fueron vendidas y rindieron un buen dinero. El labrador pasó a visitar a sus vecinos para consolarlos y ayudarlos ya que se habían mostrado solidarios con él en todos los momentos. Siempre que alguno de ellos se quejaba el labrador decía:
—¿Cómo sabes si esto es una desgracia? Si alguien se alegraba mucho, él preguntaba:
—¿Cómo sabes si eso es una bendición?
Y los hombres de aquella aldea entendieron que, más allá de las apariencias, la vida tiene otros significados.



martes, 15 de agosto de 2017

Nick Vujicic y Kanae Miyahara



Nick Vujicic nació en Melbourne (Australia) en 1982 con una grave enfermedad genética por la cual no tiene ni brazos ni piernas. Tuvo una infancia difícil hasta que asumió su situación, pero con el tiempo convirtió su problema físico en una fuente de inspiración para miles de personas. A los 17 años fundó la asociación Life without Limbs [La vida sin extremidades], y a los 21 completó sus estudios de contabilidad y análisis financiero.

Desde entonces viaja por todo el mundo como orador motivacional de inspiración cristiana, transmitiendo una idea que anime en las dificultades, enfermedades y dolores: "Los sueños se hacen realidad"... con el esfuerzo, la perseverancia y la tenacidad que él ha tenido que desarrollar en condiciones tan especiales.

Aproximadamente tres millones de personas en sesenta países le han escuchado ya. Ha grabado una canción y protagonizó junto a Eduardo Verástegui el corto El circo de las mariposas, un canto a la dignidad intrínseca de todo ser humano independientemente de sus capacidades físicas.

El 12 de febrero de 2012, Nick contrajo matrimonio con la hawaiana Kanae Miyahara, con quien tiene un hijo.

«Me di cuenta que yo podría no tener manos para tomar las de mi esposa. Pero cuando el momento llegue podré abrazar su corazón.» Nick Vujicic.

Nick nació sin brazos ni piernas pero con un corazón capaz de albergar esperanza infinita.

«Cuando nací mi madre no recibió ni felicitaciones ni flores, imaginen una madre sin flores con su primer bebé en los brazos», dice Nick al hablar sobre el duelo de sus padres.

Vujicic ha superado obstáculos inimaginables. Aprendió a manejar la computadora con su talón y uno de los dedos de su pie. Igualmente, se adiestró en peinarse, cepillarse los dientes, afeitarse y muchas otras tareas básicas que lo hicieron cada día más independiente e indetenible.

Ante el asombro del mundo, Nick desarrolló las habilidades para nadar, surfear, jugar golf, además de convertirse en uno de los más impactantes y conmovedores conferencistas del mundo. Filmó un sensibilizador cortometraje que no puedes dejar de ver, El Circo de la Mariposa.

Pero a Nick le faltaba algo por alcanzar: el amor de una mujer. Conseguir una mujer que lo amara era un sueño para Nick, el cual consideraba difícil de alcanzar, “¿Cómo conseguir a mi princesa si soy un príncipe azul al que le faltan unas cuantas piezas? ¿Cómo competir con todos los príncipes que tienen todas las piezas?”, bromeaba.

Su sueño se hizo realidad en el 2012 cuando Nick y Kanae Miyahara se prendaron de sus sonrisas, mirando más allá de la perfección física. A Kanae la capturó la sonrisa y belleza interior de ese hombre que consideró profundamente guapo desde un primer momento:

“Me enamoré de Nick tal cual como él es, ya estaba cansada de los enamoramientos a través de lo físico”, “Nick podrá no ser perfecto por fuera pero es mi pareja perfecta”, dice ella con orgullo.

El 12 de febrero de 2012 unieron sus vidas en un matrimonio íntimo en California. Disfrutaron de su luna de miel en Hawaii, donde Kanae nació y creció.

Hoy esta historia de amor se engrandece con una gran noticia: Nick y Kanae esperan su primer bebé. Un varoncito en camino que llegará para disfrutar de la felicidad y armonía que esta pareja se ha encargado de cultivar y disfrutar.

“Los sueños se hacen realidad” dice repetidamente Nick cuando habla de su encantadora esposa y su bebé en camino. Aquí les traigo un video que, lamentablemente no es posible conseguirlo en español, pero las imágenes hablan por sí solas Nick Vujicic se convertirá en papá pronto.

El 2012 se nos va pero nos deja esta hermosa y aleccionadora historia de amor. Un amor donde la perfección no existe y donde la belleza humana está en la profundidad de una sonrisa y en la valentía de los corazones.

Esta historia nos regaló la inmensidad del ser humano, de su fe y de lo que es posible cuando nos abrimos al amor desde el alma.

Nick y Kanae, viven el amor con las más increíbles dosis de aceptación, respeto y entrega que podamos haber visto. ¿No nos deja esta historia entrever que el amor es totalmente posible cuando nos tomamos de la mano bajo el lema del compromiso, fidelidad y amor?

Y a ti, ¿Qué mensaje te deja esta historia de amor? ¿Qué lección te deja esta historia para tu propia vida?





viernes, 11 de agosto de 2017

Richard y Mildred Loving



Una de las películas más aclamadas en el Festival de Cannes, que se acaba de inaugurar, ha sido la película ‘Loving’, dirigida por Jeff Nichols e interpretada por Joel Edgerton y Ruth Negga, basada en la historia real de Richard y Mildred Loving, una pareja interracial que a mediados del siglo XX lucharon contra las leyes antimestizaje de EEUU que prohibían, en la mayoría de los Estados, los matrimonios entre personas de distinto color de piel.

Y es que hubo un tiempo, no muy lejano, en el que las personas de raza negra no podían acudir a la escuela y cuando pudieron hacerlo era en clases separadas de las personas blancas. Un tiempo en el que tampoco podían viajar en el mismo autobús, beber de la misma fuente pública, caminar por el mismo lado de acera o incluso contraer matrimonio con una persona de otra raza.

Esta es la historia de Mildred Jeter y Richard Loving, una pareja interracial que a base de lucha, sufrimiento, constancia y mucho amor entre ellos, consiguieron que en 1967 se admitiese por primera vez en el estado de Virginia un matrimonio entre una mujer negra y un hombre blanco. Ése fue el primer paso para que se cambiase la ley en los otros 15 estados norteamericanos en los que estaba prohibido.

Siendo apenas unos adolescentes se conocieron en un entorno rural, en el que la discriminación por cuestión de raza estaba muy acentuada, pero a pesar de ello se enamoraron y decidieron crear una familia, cuando Mildred quedó embarazada con 18 años.

El escándalo azotó las vidas de sus familias y ambos decidieron marcharse hasta Washington DC donde contrajeron matrimonio en 1958. Pero ninguno de los dos era consciente de que esa unión no era legal en gran parte de los Estados Unidos por culpa de la Ley de Integridad Racial que se había aprobado en 1924.

Volvieron como marido y mujer a Virginia, pero pasó poco tiempo para que alguien los denunciase anónimamente ante las autoridades, fueran detenidos, juzgados y condenados a un año de prisión. 

El juez les ofreció el trato de poder librarse de la prisión si se marchaban a vivir a otro Estado por un periodo de 25 años y así lo hicieron. Se despidieron de sus respectivas familias y volvieron al lugar donde fueron felices durante un tiempo: Washington.

A pesar de que en la capital federal de los EEUU se respiraba más libertad que en la mayoría de otros estados, la convivencia allí tampoco fue fácil. La lejanía de sus seres queridos y ese rechazo implícito en muchos conciudadanos les hacía daño.

Richard y Mildred Loving se consideraban una pareja como las demás y el hecho de que fuesen de razas diferentes no debía clasificarlos en una categoría inferior. Harta de vivir esta situación y de no poder viajar hasta Virginia para visitar a sus padres, Mildred decidió poner su caso en conocimiento del Fiscal General de los Estados Unidos.

Por aquel entonces tal cargo lo ocupaba Robert Kennedy, quien lo estudió con detenimiento y decidió prestarles ayuda, poniendo al matrimonio Loving en contacto con la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), la mayor organización privada cuya misión era defender y preservar los derechos individuales y garantizar las libertades de las personas fuera cual fuese su raza, condición sexual o religión.

Y empezó una dura batalla legal que fue conocida como ‘Loving vs Virginia’ y que llevó al Estado en el que nacieron Richard y Mildred ante los tribunales.

Finalmente la Corte Suprema dictó el 12 de junio de 1967 una sentencia que cambiaría la vida de miles de personas que se encontraban en una situación similar a la de los Loving, dictaminando que la Ley de Integridad Racial de 1924 era inconstitucional.

Desde 2004, coincidiendo con el aniversario de dicha sentencia, el 12 de junio se celebra el “Loving Day” en el que se realizan festejos y se anima a la gente a seguir luchando contra las discriminaciones raciales y a favor de las relaciones interraciales.

Por su parte, el matrimonio Loving tan solo pudo vivir su amor interracial en libertad y con todas las garantías durante ocho años más, ya que el 29 de junio de 1975, con tan solo 42 años de edad, Richard falleció a consecuencia de un accidente automovilístico provocado por un conductor borracho.







lunes, 7 de agosto de 2017

Fu Jun & Ben Chen



Los seres humanos estamos hechos para vivir en pareja, eso es un hecho. Una de las misiones que se nos han encomendado en esta vida es encontrar a la persona que nos complemente durante el resto de nuestra existencia, es decir, nuestra media naranja. Es cierto que en el camino vamos a tener más de una desilusión e incluso nos van a romper el corazón, pero finalmente la espera merece la pena: al final del camino nos estará esperando esa persona tan especial, con la que seremos felices para siempre.

Se dice que el amor que sentimos por nuestra pareja es infinito, pero con el tiempo es posible que ese sentimiento de afecto y cariño se desgaste. Lo que en principio parecía ser algo que duraría toda la vida en muchos casos se trunca por un error o un cambio de comportamiento en uno de los miembros de la pareja; uno de los principales pensamientos que solemos tener es este: “¿realmente estoy compartiendo mi vida con esta persona?” Hoy todo será muy diferente, ya que hablamos de un caso de amor verdadero y sin brechas.


Suele decirse que el amor que una madre siente por su hijo es el mayor de los sentimientos, pero normalmente no tenemos en cuenta esa sensación de tener un flechazo cuando estamos en clase o cuando vamos caminando por la calle. Un simple cruce de miradas puede bastar para que dos personas sientan que están hechos el uno para el otro; si comienzan a conversar seguramente surja la chispa entre ellos, por lo que pronto comenzarán una relación sentimental. Y es que el más mínimo detalle puede marcar la diferencia.

En una relación de pareja no basta solamente con dar un beso de vez en cuando a esa persona amada, sino que cada día hay que sorprenderla de las maneras más ocurrentes y originales. Uno de los principales problemas de una relación es la monotonía, por lo que ambos tenemos que luchar para que no se convierta en un inconveniente en la felicidad de la pareja. Si estamos en pleno noviazgo, hay que estar con esa persona tanto en los buenos momentos como en los malos; permanecer al lado de quien más quieres cuando haya algún problema puede hacer que todo sea felicidad para vosotros en el futuro.

Una de las peores sensaciones que pueden experimentarse es ver cómo uno de tus familiares o amigos tiene un grave accidente o enterarte de que ha contraído una enfermedad terrible. Si el caso se da en una de las personas más próximas a nosotros, entonces tendremos un dolor realmente punzante en nuestro pecho. Aunque no creamos en nada, solemos rezar a Dios para que por favor cure a esa persona que tanto apreciamos; es posible que no estemos ayudando mucho pero la esperanza es lo último que se pierde.

Después de un accidente o de un shock traumático algunas personas caen en un estado de coma. ¿A qué nos referimos con esto? Los comatosos tienen sus funciones vitales funcionando al mínimo nivel, lo suficiente para mantenerlos vivos; es realmente duro ver cómo alguien que te ha acompañado durante tanto tiempo se encuentra en ese estado tan lamentable: los seres humanos podemos estar décadas así. A continuación conoceremos una historia bastante emotiva protagonizada por una chica que estuvo en coma 70 días; cuando todo parecía perdido sucedió el milagro.

Los accidentes de tránsito y automovilísticos se cobran cada año decenas de miles de vidas humanas en todo el mundo, lo que es una verdadera lástima. Tanto los conductores como los peatones deben conocer las reglas más importantes de seguridad vial; podríamos evitar muchas tragedias si solamente actuáramos con sentido común. A comienzos de 2016, una joven china llamada Fu Jun sufrió un accidente muy grave cuando circulaba con su moto por la ciudad de Anshan; la chica no vio cómo un coche se le cruzaba, por lo que ambos chocaron.

Fu Jun saltó por los aires y se golpeó la cabeza contra el suelo; si no hubiera llevado casco no sabemos lo que habría pasado, pero por suerte la joven lo portaba en su cabeza. Las emergencias llegaron rápidamente, pero pronto comprobaron que la chica había entrado en un estado de coma. Su novio, de nombre Ben Chen, sintió que su mundo se derrumbaba al enterarse de la noticia, pero decidió dedicarse en cuerpo y alma a estar con su pareja hasta que se recuperara.

Los días iban pasando y Fu Jun no se recuperaba. Ben Chen dejó su trabajo de repartidor para estar día y noche con su novia; solamente la dejaba para ir al baño y para comer. La madre de Jun sintió una admiración muy profunda por el novio de su hija: solamente una bella persona se sacrificaría tanto por otra. Nuestro mundo puede ser muy cruel, pero en algunas ocasiones suceden milagros muy especiales que a todos nos sacan una sonrisa: después de pasar 70 días en coma Fu Jun despertó e inmediatamente se dirigió a su novio para decirle unas palabras muy especiales.

“¿Por qué me has salvado? No era necesario que estuvieras cuidando siempre de mí; si no quieres casarte conmigo lo entiendo, no deseo ser una carga pesada para ti.” Ben, con lágrimas en los ojos, le susurró lentamente que la amaba y que quería pasar el resto de su vida con ella; unos días más tarde Fu Jun se recuperó totalmente, por lo que ambos pudieron volver a casa. Las redes sociales pronto conocieron la historia de esta pareja, y muchos internautas comentaron que Ben era uno de los mejores hombres que habían pisado la faz de la Tierra. Desde aquí deseamos mucha suerte ambos; ¡que sean muy felices y coman perdices!.

jueves, 3 de agosto de 2017

Winston & Janet Howes



El amor es una cosa impresionante. Si tienes la suerte de experimentarlo en tu vida, puedes ser intensamente consciente de que este amor, o cualquier amor en realidad, es finito. 

Eventualmente, algo te separará de tu amor, puede ser la distancia, el final de una relación, o incluso la muerte.

Hay un bosque de robles en Gloucestershire, Inglaterra, que oculta un secreto. Cuando Winston Howes perdió a su esposa de 33 años, Janet, por una falla en el corazón, quiso crear un homenaje acorde con la mujer que fue el amor de su vida. 

Entonces, decidió plantar un hermoso bosque como un lugar especial al que ir y estar con su recuerdo de ella. En el medio del bosque, en un lugar que no puede ser visto desde el camino o incluso desde fuera del bosque (sólo puede ser visto desde el aire), hizo un claro con forma de corazón. Y en ese claro hay una banca.

“Pensé que era una gran idea —fue un momento de inspiración— y planté varios miles de robles. Una vez que estuvo terminado, pusimos un asiento en el campo, con vista a la colina cercana donde ella solía vivir”, contó Howes al Daily Mail. “A veces bajo allí, sólo para sentarme y pensar las cosas. Es un homenaje adorable y duradero a ella, que estará aquí por años”.

Winston no publicitó su homenaje, pero unos pocos han tenido la dicha de verlo desde el aire, y experimentar sólo un poquito del afecto que Winston sintió por Janet. 

El aeronauta en globo que descubrió este corazón oculto, Andy Collett, dijo al Daily Mail que “esta es la cosa más asombrosa que he visto jamás desde el cielo. Sencillamente puedes imaginar la historia de amor”.